Columnas de Opinión
, 22 de abril de 2019

OPINIÓN: DÍA INTERNACIONAL DE LA TIERRA

Director de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático de Gobierno, Giovanni Calderón Bassi.
Compartir
Hace sólo diez años, el 22 de abril de 2009, Naciones Unidas declaró esta fecha como el Día Internacional de la Madre Tierra. Ni la fecha ni el nombre son casuales. El 22 de abril ya era celebrado, al menos en Estados Unidos, como el Día de la Tierra desde 1970. Y el nombre, “Madre Tierra”, fue adoptado por la ONU, según sus propias palabras, reconociendo que Madre Tierra es una expresión común utilizada para referirse al planeta en diversos países y regiones, demostrando la interdependencia entre los seres humanos, las demás especies vivas y el planeta mismo.

Como siempre, fue el mundo académico, profesores y alumnos de universidades y liceos, los que pusieron sobre el tapete público la necesidad de hacer conciencia acerca de los efectos de la acción del hombre sobre el planeta, y de cómo eso podía poner en riesgo la subsistencia de la propia especie humana.

El primer promotor de esta efeméride fue Gaylord Nelson, un senador estadounidense que convocó a una manifestación precisamente el 22 de abril de 1970, para exigir a las autoridades de gobierno la creación de una agencia ambiental. En la convocatoria participaron estudiantes de, ni más ni menos, dos mil universidades, diez mil escuelas primarias y secundarias y centenares de comunidades.

El objetivo no era sólo plantear una demanda concreta a los políticos de la época, sino mucho más allá, hacer conciencia en toda la población sobre los problemas que, ya por entonces, estaban produciendo la sobrepoblación, la contaminación y la falta de conservación de la biodiversidad.

En un mundo dominado por el individualismo, se trataba de mostrar cómo todo lo que habita el planeta se encuentra interconectado y forma un solo ecosistema complejo, en que los comportamientos individuales provocan consecuencias para todos.

De ahí en más, el mundo político no pudo continuar desoyendo las voces de las personas que comenzaban a percibir en sus vidas cotidianas los efectos de un desarrollo económico que no consideraba los límites que nos impone la naturaleza.
Se empezaba a hacer escuchar una sociedad que tomaba conciencia de la necesidad de una acción colectiva, global, para asegurar el progreso de la especie, no sólo en el presente, sino de manera sostenible en el tiempo.

Desde entonces, se sucedieron cumbres y conferencias mundiales, que llevaron a la Convención Marco Naciones Unidas sobre Cambio Climático, de cuyo seno surgieron el Protocolo de Kyoto y el Acuerdo de París. La implementación de este acuerdo, será el centro de la discusión de la COP 25 que tendrá lugar este año en
Chile.

Mientras los especialistas nos dicen que el aumento de la temperatura en Chile es implacable y sostenido en las últimas décadas, aún escuchamos voces que niegan el impacto de la acción humana en el planeta o que critican el costo financiero de un encuentro mundial, como la COP 25 en Chile, que es urgente para pasar de las
palabras a la acción en el compromiso de los países para disminuir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Por eso, como dijo Cristian Huepe, el físico teórico chileno especialista en sistemas complejos que ha estudiado en detalle el fenómeno de la pos-verdad, debemos dejar atrás la idea de que las cosas son siempre simples y de que los problemas serán siempre decididos por algún tipo de autoridad.

Debemos abandonar la mística sin razón. Las soluciones simples para problemas complejos. La sociedad debe volver a exigir que los argumentos políticos se basen en la realidad medible y no en lo que un grupo que se aísla del resto, siente que es la verdad.

De lo contrario, heredaremos a las generaciones futuras un mundo fragmentado, un mundo dividido en muchas pequeñas realidades, alienado de su relación con el entorno y la naturaleza, incapaz de comprender las consecuencias sistémicas de sus acciones.

En este Día Internacional de la Madre Tierra, el llamado es a la acción colectiva e individual. A avanzar del discurso al cambio de conducta. A no esperar que las soluciones vengan desde la política y la economía, sino a generar desde nuestros comportamientos cotidianos de consumo, las fuerzas que impulsen el cambio en
las estructuras.

Por Giovanni Calderón Bassi
Director Ejecutivo Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático Corfo

TAGS: ASCC   COP25   opinion   planeta   
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.

Comenta aquí

OTRAS NOTICIAS
Opinión: Importancia de la economía de triple impacto
Un concepto que desde hace un tiempo están impulsando con fuerza los Ministerios de Economía y del Medio Ambiente es la “economía de triple impacto”. Un modelo que establece que la economía de un país debe conciliar el desarrollo económico con el impacto social y el cuidado del medio ambiente.
¿Es posible eliminar todos los plásticos?
La meta más a corto plazo es realizar una reingeniería de los materiales plásticos que estamos utilizando, de forma tal que se disminuya el sobreconsumo de plástico, disminuyan los plásticos de un solo uso y se aumente el reciclado de los plásticos y el uso de materiales reciclados como materia prima secundaria para la elaboración de nuevos productos y servicios.
OPINIÓN: DÍA INTERNACIONAL DE LA TIERRA
Hace sólo diez años, el 22 de abril de 2009, Naciones Unidas declaró esta fecha como el Día Internacional de la Madre Tierra. Ni la fecha ni el nombre son casuales. El 22 de abril ya era celebrado, al menos en Estados Unidos, como el Día de la Tierra desde 1970. Y el nombre, “Madre Tierra”, fue adoptado por la ONU, según sus propias palabras, reconociendo que Madre Tierra es una expresión común utilizada para referirse al planeta en diversos países y regiones, demostrando la interdependencia entre los seres humanos, las demás especies vivas y el planeta mismo.
Cómo contribuir a disminuir las emisiones
Para nadie es un misterio que el siglo XXI está marcado por el calentamiento global. Y las altas temperaturas que hemos enfrentado no son un fenómeno al azar. Hace unas semanas la Organización Meteorológica Mundial (OMM) aseguró que el 2015, 2016, 2017 y 2018, son los cuatro años más calurosos desde que hay registros fiables. Peor aún, en 20 de los últimos 22 años, se han registrado récords de temperaturas.
Web: www.packagingchile.cl / Publicidad: rene@packagingchile.cl

Powered by Global Channel