Columnas de Opinión
, 13 de febrero de 2019

Industria local en la búsqueda de soluciones sustentables desde las marcas usuarias a consumidores

Compartir
Muchas veces como consumidores, nos enfrentamos a las marcas que ofrecen sus productos en la góndola del supermercado, en los anaqueles, encontramos atractivos envases que ofrecen un sin número de beneficios que ofrece el producto, calidad nutricional, sabores, texturas, vida útil, conveniencia, atractivas presentaciones y envases alineados con el medio ambiente, pero, ¿qué hay tras la marca y el alimento que consumimos?

Por Rolando Araya

Especialista en Envases y Embalajes 

He ahí los envases, que están desarrollados bajo alta tecnología para el usuario con todos los beneficios que se requieren, y el valor agregado hoy también se extiende al consumidor, a través de economía circular y manejo amigable de estos elementos con el entorno.

Ha sido muy grato tomar un café, y compartir puntos de vista sobre estos temas con Juan Milstein, Gerente General de FOSKO, quien ha tenido la visión progresista de incorporar a la gestión de su empresa, conceptos de innovación y economía circular a través del segundo uso, en productos que son utilizados a diario en miles de hogares chilenos y puntos de exportación de su empresa. El desarrollo tecnológico de Fosko, propone reducción de espesores en las paredes de sus productos, manteniendo propiedades barreras y mecánicas efectivas, disminuyendo el peso específico del envase, además de utilizar resinas reciclables y de menos impacto con el medio ambiente.

Por otra parte, quien no reutiliza un pote de mantequilla, margarina o de helado, para entregarle mayor vida útil, muchos de estos envases se convierten en contenedores de diferentes alimentos para mantener en el refrigerador, o son enviados para envasar colaciones de colegio, frutas que son llevadas a la oficina, al camping en vacaciones, o ha servido para poner el alimento y agua de mascotas. Esto es parte del importante valor agregado, que se traspasa al consumidor en un envase que fue concebido más allá de la funcionalidad como contenedor, en un beneficio más para las personas y el planeta.

El ejemplo de Juan Milstein a través de Fosko, es verdadero y reproducible, marcando la diferencia entre las empresas que entienden y aceptan los desafíos que imponen los tiempos y su problemática, es la mirada que, desde mi punto de vista, debe tener la industria de envases en Chile, para ser una industria desarrollada e innovadora al servicio de sus clientes usuarios, público consumidor y medio ambiente.

En mi próxima columna intentaré mostrar más de la industria local, su desarrollo, su tecnología e innovación, y su compromiso con los nuevos desafíos.

Agradezco a Juan Milstein, hasta un nuevo café y una interesante conversación. 

 

 

TAGS: FOSKO   milstein   plástico   reciclaje   sustentable   
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.

Comenta aquí

OTRAS NOTICIAS
Opinión: Importancia de la economía de triple impacto
Un concepto que desde hace un tiempo están impulsando con fuerza los Ministerios de Economía y del Medio Ambiente es la “economía de triple impacto”. Un modelo que establece que la economía de un país debe conciliar el desarrollo económico con el impacto social y el cuidado del medio ambiente.
¿Es posible eliminar todos los plásticos?
La meta más a corto plazo es realizar una reingeniería de los materiales plásticos que estamos utilizando, de forma tal que se disminuya el sobreconsumo de plástico, disminuyan los plásticos de un solo uso y se aumente el reciclado de los plásticos y el uso de materiales reciclados como materia prima secundaria para la elaboración de nuevos productos y servicios.
OPINIÓN: DÍA INTERNACIONAL DE LA TIERRA
Hace sólo diez años, el 22 de abril de 2009, Naciones Unidas declaró esta fecha como el Día Internacional de la Madre Tierra. Ni la fecha ni el nombre son casuales. El 22 de abril ya era celebrado, al menos en Estados Unidos, como el Día de la Tierra desde 1970. Y el nombre, “Madre Tierra”, fue adoptado por la ONU, según sus propias palabras, reconociendo que Madre Tierra es una expresión común utilizada para referirse al planeta en diversos países y regiones, demostrando la interdependencia entre los seres humanos, las demás especies vivas y el planeta mismo.
Cómo contribuir a disminuir las emisiones
Para nadie es un misterio que el siglo XXI está marcado por el calentamiento global. Y las altas temperaturas que hemos enfrentado no son un fenómeno al azar. Hace unas semanas la Organización Meteorológica Mundial (OMM) aseguró que el 2015, 2016, 2017 y 2018, son los cuatro años más calurosos desde que hay registros fiables. Peor aún, en 20 de los últimos 22 años, se han registrado récords de temperaturas.
Web: www.packagingchile.cl / Publicidad: rene@packagingchile.cl

Powered by Global Channel