Alimentos
, 9 de julio de 2019

Cómo evitar el uso de ciertos envases que pueden ser tóxicos

Compartir
Ciertos envases alimentarios pueden liberar sustancias que contaminan el contenido y, además, dañar al medio ambiente

Los envases alimentarios de plástico o metal son un problema grave para el medio ambiente y también pueden ser una amenaza para la salud debido a su toxicidad. Los alternativos para distintos usos son el cristal, el acero, la silicona, el papel sulfurado o el cartón.

Mirá cómo puedes reemplazarlos:

1. Envases de comida para llevar

Todos los recipientes de comida para llevar, incluso los que parecen de papel o cartón, están forrados de plástico. Este puede contaminar la comida con unos compuestos tóxicos denominados perfluorados (PFAS).

Los PFAS se han relacionado con problemas reproductivos, de desarrollo, de tiroides, inmunológicos, hepáticos y renales en animales. Para evitarlos, se recomienda evitar los envases que lleven los código de reciclaje con número 3, 6 y 7.

Por otra parte, algunos papeles que se utilizan para servir productos de panadería o freiduría, que se denominan "vegetales", pueden contener estos tóxicos. En este caso, la proporción de "papeles malos" es uno de cada diez.

Solución:

Los envases para llevar comida que merecen más confianza son los de papel blanco o marrón compuestos de cartón reciclado en un 100%.

Si estás en el restaurante, al hacer el pedido puedes llevar tus propios recipientes (pueden ser cristal o acero).

2. Vasitos de papel de café

Parecen una mejor opción que los de plástico, sin embargo, la mayoría tienen una película  interior de plástico. Por lo tanto, el líquido muy caliente sigue en contacto con plástico, cuyos aditivos, e incluso trocitos, pueden contaminar el café o el té.

Solución:

Lleva contigo de ser posible tu taza de cristal o cerámica para que te la llenen.

3. Latas de aluminio

Las latas de gaseosa, cerveza o conserva poseen un recubrimiento interior que contiene bisfenol, un compuesto disruptor endocrino, relacionado con infertilidad, trastornos metabólicos e, incluso, a largo plazo, con el cáncer.

Solución:

Preferir siempre los envases de cristal o, al menos, de plástico duro.

4. Envoltorios de plástico

No es necesario, pero los distribuidores de frutas y verduras tienen la tendencia a presentar sus productos envueltos en plástico, porque parece más limpio y cómodo (no exige el esfuerzo de seleccionar las piezas y pesarlas).

Este plástico tampoco es seguro. Lo más probable es que contenga ftalato, un compuesto omnipresente en los plásticos blandos y que, como el bisfenol, también es un disruptor endocrino.

Solución:

Compra frutas y hortalizas a granel. Lleva tus propias bolsas de tela reutilizables para seleccionarlas y pesarlas.

Fuente: CuerpoMente

Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.

Comenta aquí

OTRAS NOTICIAS
Ministra de Medio Ambiente entrega a McDonald's sello #ChaoBombillas
McDonald's ha incorporado en Chile, una ruta sustentable denominada "Receta del Futuro" para reducir su huella de carbono.
Retos a los que se enfrenta la industria avícola: Envases alimentarios
En el caso de los envases inteligentes, existen ya prototipos con etiquetas capaces de generar una comunicación visual lo suficientemente clara para que el consumidor, a través de indicadores de color, identifique el estado y el ciclo de vida real del alimento.
Retos a los que se enfrenta la industria avícola: Envases alimentarios
Los profesionales del sector alimentario coinciden en que las soluciones para enfrentarse a este reto pasan necesariamente por el impulso de la innovación en la industria del envase y por una comunicación que permita la concienciación del consumidor.
Inocuidad de los envases: un atributo principal en la conservación alimenticia
El primer objetivo, cuando por primera vez se pensó en un envase, fue el de proteger un producto. A medida que ha transcurrido el tiempo, con los avances en innovación y tecnología, un envase o embalaje para alimentos debe de reunir un conjunto de especificaciones básicas en pro de la conservación de estos productos. Evitando la contaminación de los mismos a través de los materiales que se emplean. 
Web: www.packagingchile.cl / Publicidad: rene@packagingchile.cl

Powered by Global Channel