Alimentos
, 17 de junio de 2019

Qué alimentos y envases son los adecuados para el microondas

Compartir
La aparición del microondas en la segunda mitad del siglo XX significó una revolución en las cocinas domésticas de todo el mundo. Aunque ya pasaron casi 70 años desde entonces, parece que a veces todavía se sabe bien cómo se usa este electrodoméstico.

Lo cierto es que un mal uso puede resultar peligroso. Desde alimentos que explotan hasta recipientes que contaminan la comida, pasamos algunas de las cosas no se deberían calentar jamás en el microondas.

Huevos. Cuando se calienta un huevo duro en el microondas, se generan pequeñas bolsas de agua dentro de la yema que se sobrecalientan muy por encima de la temperatura normal de ebullición. Cuando las bolsas se pinchan –o se muerden– acaban explotando, y no siempre dentro del electrodoméstico. Muchas veces terminan quemando a quien come el huevo.

Leche, manteca y margarina. Al calentar la leche en este electrodoméstico puede perder la mitad de los nutrientes que ésta proporciona, además de eliminar parte de la vitamina B12 en un 40%.

Por otra parte, cuando se derrite la manteca o la margarina en el microondas, pueden perder el poco valor proteico que tienen de por sí, ya que la manera en que emite calor el electrodoméstico –es decir, la emisión de ondas–, no es buena para estos alimentos.

Frutas y verduras. No todas se ven afectadas, pero la gran mayoría pierde sus nutrientes. Además, las frutas y verduras que tienen un interior más blando que la cáscara pueden estallar a causa de la presión que la alta temperatura produce en su interior. Las uvas pueden convertirse en “pequeñas bombas”. Su forma esférica y su cáscara cerosa y resistente, sumado al calor causado por el efecto de las ondas sobre ellas, provocan la explosión.

Si quedó espinaca, acelga, apio, remolacha, hinojo o cualquier otra verdura cocida del día anterior, tampoco se recomienda recalentarla en este electrodoméstico, ya que las ondas que emite pueden convertir sus nitratos –un compuesto inofensivo presente en las verduras – en nitrosaminas, consideradas cancerígenas.

Carnes procesadas. Las salchichas, chorizo, hamburguesas y otras carnes procesadas llevan conservantes y sustancias químicas que permiten que se conserven durante más tiempo. Sin embargo, al recalentar estas carnes en el microondas, se generan en sus componentes COPs (productos de colesterol oxidado) que dañan sus bacterias y las vuelven tóxicas para el consumo humano.

Recipientes de comida a domicilio o de de poliestireno. A veces se aprovechan los envases de envío a domicilio para guardar la comida en la heladera, pero a la hora de calentar el plato en el microondas, es mejor no usar este envoltorio por dos razones: los gases tóxicos que pueden emitir o incluso la posibilidad de que se queme el propio recipiente –sea de plástico, cartón o papel–.

A no ser que el envase especifique que el recipiente es apto para poner en el microondas, es mejor calentar la comida en un plato normal.

En el caso de que sí se especifique en el envase, es recomendable no meter nunca en el electrodoméstico las tapas con base de aluminio, y evitar los papeles o cartones con dibujos. La tinta podría evaporarse y mezclarse con la comida.

Palillos de dientes. Si algua preparación contiene un palillo de madera y queremos calentarla, se debe quitarlo. La madera es inflamable y el calor que se genera en ella puede hacer que se prenda fuego con bastante rapidez.

El Día. com

TAGS: alimentos   envase   envases   
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.

Comenta aquí

OTRAS NOTICIAS
Inocuidad de los envases: un atributo principal en la conservación alimenticia
El primer objetivo, cuando por primera vez se pensó en un envase, fue el de proteger un producto. A medida que ha transcurrido el tiempo, con los avances en innovación y tecnología, un envase o embalaje para alimentos debe de reunir un conjunto de especificaciones básicas en pro de la conservación de estos productos. Evitando la contaminación de los mismos a través de los materiales que se emplean. 
ITENE mejora las propiedades barrera de PET y PP mediante el uso de nanoarcillas para su uso en envases
El proyecto LAYERPACK permite aplicar estos materiales a soluciones de packaging alimentario reduciendo sus capas o haciéndolos más ligeros.
Cómo evitar el uso de ciertos envases que pueden ser tóxicos
Ciertos envases alimentarios pueden liberar sustancias que contaminan el contenido y, además, dañar al medio ambiente
Encuesta internacional sobre el packaging alimenticio
De acuerdo con una encuesta internacional de consumidores encargada por Kemira, el 56% de los encuestados en los Estados Unidos considera que las marcas de alimentos tienen la responsabilidad principal de reducir los residuos de plástico en los envases de alimentos. El 46% está dispuesto a pagar más por los envases renovables.
Web: www.packagingchile.cl / Publicidad: rene@packagingchile.cl

Powered by Global Channel